DÍA DE LA PREVENCIÓN

Carta al Director de El Mercurio por Ana Luisa Jouanne acerca de la urgencia de atender el tema del consumo de drogas y alcohol frente a los resultados presentados por el Informe Mundial de Drogas 2020 de la ONU Drogas y Delitos.

LA OTRA PANDEMIA

Señor Director:

La droga no grita, no marcha, no contagia, no conmueve…, pero está; ha ido penetrando en Chile, silenciosamente, desde los años 90, a vista y paciencia de todos. Sin duda es otra pandemia urgente de atender.

En el informe mundial del consumo de droga que se publica hoy, la ONU muestra un aumento del consumo en la última década de 4,8% a 5,3% (entre 15 y 64 años, prevalencia año), especialmente en países en desarrollo, en jóvenes, en zonas urbanas y en sectores de mayores ingresos. Nuestras cifras son muy distintas. Solo en marihuana el consumo promedio país es de 12,7% (entre 13 y 65 años), con un peak del 32% entre 18 y 25 años.

Nuestro problema no son solo los jóvenes, sino muy especialmente nuestros escolares, que ocupan el primer lugar de América en consumo de marihuana, cocaína, pasta base y tranquilizantes. Tampoco se concentra en grandes urbes; ha penetrado de Arica a Punta Arenas, incluso en comunas pequeñas y alejadas. Otra diferencia: en nuestro país cambia la droga, pero el consumo es bastante parecido entre distintos niveles de ingresos. La gran diferencia es que la violencia asociada al tráfico de drogas sí está instalada en barrios vulnerables que sufren bajo el yugo de los narcotraficantes; también sus jóvenes y adolescentes tienen mayores factores de riesgo.

Cualquiera sea el caso, el consumo de drogas genera pobreza y violencia, destrucción de las personas, los barrios y las instituciones. Resulta inexplicable cómo, siendo que la Corporación La Esperanza ha advertido sobre esto durante 25 años y sobre la gravedad del problema en Chile, este no sea abordado como un tema de Estado y hayamos llegado a las actuales tasas de consumo y de penetración. Mi temor es que en el Chile pospandemia y estallido social, las otras prioridades copen la agenda y la droga siga quedando bajo la alfombra.

Porque conozco profundamente lo que le ha hecho la droga a Chile, pido encarecidamente a los políticos y actores sociales que hoy están repensando el país, que también instalen en la mesa el tema de la droga como un problema prioritario y urgente de abordar, que requiere esfuerzo, decisión política y recursos para ser enfrentado.

Ana Luisa Jouanne Langlois
Corporación La Esperanza